Menu

Conversación con Vicente Ferrer, fundador de la editorial Media Vaca.

Entrevistas

Conversación con Vicente Ferrer, fundador de la editorial Media Vaca.

Conversación con Vicente Ferrer, fundador de la editorial Media Vaca.

Habló la (Media) Vaca y dijo mu (cho)

“Para vivir necesitábamos libros”.- dice Vicente Ferrer. Y es que su editorial no es sólo una empresa, sino una pasión, un proyecto de vida.

Hoy hablamos con Vicente Ferrer, responsable junto a Begoña Lobo de Media Vaca, primera entrevista a una editorial, nuestra favorita; y que dará paso a nuestra siguiente charla con los fundadores de Nobrow, ambas editoriales epitomizan en nuestra opinión la maravillosa combinación y equilibrio entre independencia, contenidos, autores, línea editorial, obviamente ilustración, y como no; diseño.

Su original nombre es Media Vaca y su logotipo una media vaca, igualmente original, aun sin saber si es la misma mitad.

Ya se tomaba en serio su vocación cuando a los dieciocho años cambió la moto que le habían regalado por una tirada en offset de doscientos ejemplares de una historia que había escrito y dibujado. Unos cuantos años más tarde, y después de varias publicaciones, se gestó Media Vaca.

Esta pequeña editorial nacida en Valencia transmite la magia de las cosas bien hechas, muy a mano, cocinadas a fuego lento para grandes y pequeños; relatos y monodosis, texto e ilustración, letras y objetos para quien todavía no ha nacido y también para quien acaba de cumplir 150 años.

En sus dieciocho años de trayectoria, Media Vaca se ha convertido en un referente a nivel internacional y multitud de premios y reconocimientos avalan su trayectoria.

En sus libros el arte gráfico tiene vital importancia, y al contrario de lo que pasa en la mayoría de las editoriales, aquí el artista es parte importante del proceso creativo. Esto posibilita que narrativa, diseño e ilustración consigan un perfecto maridaje.

De la mano de nombres como Noemí Villamuza; la niña que nunca dejó de dibujar, Isidro Ferrer; el hombre que dio varias veces la vuelta al mundo y otras estrellas del firmamento de la ilustración de casa y de ultramar como Miguel Calatayud, Arnal Ballester, Max, Ajubel, Javier Olivares, Alejandro Magallanes, Sean Mackaoui, Genichiro Yagyu, entre otros, las historias cobran vida dentro de los libros.

Mirar, tocar e incluso oler un libro de Media Vaca es toda una experiencia sensorial, acariciar el papel de las guardas al abrirlo, observar las cubiertas… Son objetos exquisitos, libros de coleccionista.

Cada libro requiere de un proceso largo, donde se cuidan continente y contenido. El diseño es fundamental y cada pieza se trabaja junto a los artistas: la impresión, la tipografía e incluso las tintas. Es por ello que Media Vaca solo edita tres libros al año, proyectos que se trabajan con precisión y a conciencia como una cirugía de corazón, de ese que son los libros que les hacen vivir.

Sesenta y dos títulos de libros ilustrados en seis colecciones para grandes que no dejarán de ser niños y niños que ya son tratados como grandes.

 

Primero la intuición, la pasión por algo, una buena idea, energía y un buen producto… Y ¿qué es lo siguiente? ¿Cómo le dices al mundo qué es Media Vaca? Publicidad, promoción… ¿Cuáles fueron y son las claves?

Siempre he pensado que los libros deberían hablar por sí mismos. Seguramente es así, pero, por culpa de una distribución calamitosa, lo que ocurre es que hablan en voz muy baja. Hay gente que tiene buen oído y no necesita más. Otros, ni con megáfono. Para facilitar las cosas, porque tampoco se trata de hacerse el misterioso y el exquisito, utilizamos todos los recursos a nuestro alcance. Como no tenemos prisa, los canales no son exactamente los convencionales. A veces todo es muy lento, y a veces un punto desesperante. Todavía estamos vendiendo nuestro primer libro, No tinc paraules, de Arnal Ballester, que tiene el mismo precio de hace diecisiete años: 15,03 euros (2.500 pesetas). Lo que importa es comprobar que ahora mismo la mayoría de los libros de nuestro catálogo viven su vida emancipados y que no hay que ir detrás de ellos preocupándose por su suerte.

 

¿Cuáles son esos canales que no son exactamente los convencionales?

Hasta hace unos años, trabajamos con varios distribuidores comerciales, que dejaban en las librerías cierto número de libros en depósito; nosotros, por nuestra parte, facilitábamos a la prensa y a los especialistas toda la información posible sobre las novedades. El resultado de todas esas actividades resultaba a menudo frustrante: los libros volvían a nuestro almacén después de un breve paso por los comercios y solamente unas pocas personas habían conseguido enterarse de su existencia. No tiene nada de extraño, porque ¿quién puede prestar algo de atención a un boletín de novedades o a un comunicado de prensa en un mundo donde circulan miles de ellos diariamente? Sin embargo, sí que hay lectores que recomiendan los libros, y hay bibliotecarios que los escogen para sus bibliotecas, y también hay libreros que los aprecian y que apuestan por ellos. De estas personas parten los mensajes más directos y efectivos, y los canales que permiten dar a conocer los libros con mayores garantías son los que se han ido inventando, que son, sin duda, bastante mejores que los nuestros.

 

Valencia es una de las ciudades de referencia además de en ilustración, en diseño gráfico… ¿Qué supone para ti esta herramienta? ¿En qué medida forma parte del éxito de MV?

Un libro es un producto muy diseñado, no es una fruta que uno arranca de un árbol. Puesto que estamos en Valencia, digamos que no es una naranja que uno agarra de un naranjo. (Aunque, una naranja —como sabemos— también es un producto muy diseñado). Lo importante es usar las herramientas a favor de obra y sin que se noten demasiado. Observo que hay libros que, en cuanto a su diseño, deben mucho a modas pasajeras y a modelos considerados de éxito, pero el libro cuenta con una tradición muy larga y podemos tomar ideas de muchos lugares. En ese sentido, pienso que, incluso quienes convivimos diariamente con ellos, conocemos muy mal la historia del libro y la de sus creadores.

 

Una vez que MV se posiciona como referencia, ¿cuál es la promoción que hace, cómo se publicita, para llegar a más gente, más fans, en definitiva vender más?

El objetivo, definitivamente, no es vender más, sino vender mejor. Es decir, vender a quien de verdad quiere comprar aquello que realmente desea. Esa debería ser al menos la filosofía de quien aspira a hacer lectores activos y no meros consumidores de objetos que acabarán invadiendo todos los rincones. Ciñéndome a la pregunta, la verdad es que hacemos muchas cosas en relación con la promoción, aunque nada es suficiente. Organizamos exposiciones, participamos en charlas, mostramos los libros en ferias nacionales e internacionales… Desde el principio, abrimos una página web (cuyo diseño original es de Alberto Botella) con abundante información sobre colecciones, títulos y autores, y donde se pueden leer (en un apartado titulado Miscelánea) muchas opiniones sobre los libros y la vida misteriosa que los anima. Tengo la sensación de que poca gente lee estas entradas, pero cuando las escribo lo hago con el mismo entusiasmo con el que me dirigiría a la gente de una galaxia amiga. Por cierto, no tenemos Facebook ni Twitter ni participamos en general en las redes sociales. No es porque rechacemos esas formas de comunicación; simplemente, no hemos tenido el tiempo necesario para estudiarlas y aprender a aplicarlas a nuestros intereses, y que no resulte más bien al contrario. (Si algún experto lee estas líneas y tiene alguna sugerencia que ofrecernos, prometemos escucharle atentamente).

 

¿Qué ferias son las importantes para ti y donde Media Vaca tiene presencia?

Las más interesantes para nosotros son, en Europa, la Feria del Libro para Niños de Bolonia, dedicada exclusivamente al libro infantil y juvenil, la Feria del Libro de Frankfurt y el Salón del Libro de Montreuil. Las dos primeras son ferias donde se comercia con derechos; la francesa es una feria de venta y un escaparate de la edición del libro francés, que produce, a nivel internacional, algunas de las obras más interesantes de este sector. Luego está la Feria del Libro de Guadalajara, en México, que es la mayor feria del libro en español y una puerta que permite el acceso al mercado de Estados Unidos. Hay otras ferias más pequeñas (tantas que no nombraré ninguna), de carácter local, en España y en otros países, que a nivel personal constituyen experiencias más gratas porque permiten un contacto directo y mucho más cálido con los autores y los lectores.

 

La distribución es uno de los principales obstáculos y retos para una editorial, tengo la impresión de que tener unos libros excelentes no es suficiente. ¿Cuál es la estrategia de Media Vaca respecto a la distribución?

Suele decirse que se aprende de la experiencia, pero, con franqueza, no sé muy bien qué es lo que hemos aprendido sobre este asunto después de años de experiencia. Quizá, que soy uno de los peores comerciantes que conozco (de cualquier especialidad), y que cualquier estrategia que proponga resulta fulminada al entrar en contacto con una realidad muy poco amable. En este sector existen muchas inercias y muchas prácticas perversas que complican aún más un trabajo que no tiene nada de sencillo. Por ejemplo, ¿quién puede entender que haya librerías que sólo acepten trabajar con libros en depósito? (Es decir, libros que paga el librero pero que si no se venden son devueltos al editor —en peor estado— a cambio del dinero que se pagó por ellos). Después de haber pasado por distintas firmas comerciales, con resultados de todo tipo —nunca muy satisfactorios—, en la actualidad somos nuestros propios distribuidores en «Península y Baleares», y hacia el exterior colaboramos con empresas que tienen un perfil similar al nuestro o con quienes compartimos puntos de vista sobre el mercado de la edición y los libros. (Es el caso de México, Colombia, Italia y Polonia, por ejemplo). Apoyamos a los libreros y bibliotecarios que desean tener nuestros libros y se sienten a gusto trabajando con ellos. Tratando de hacerlo todo más simple, hemos conseguido vivir un poco más felices. Amén.

Su colección Libros para mañana acaba de recibir el primer premio Bologna Ragazzi Award

Summary
Conversaciones con Vicente Ferrer de la editorial Media Vaca
Artículo
Conversaciones con Vicente Ferrer de la editorial Media Vaca
Descripción
Hablamos con Vicente Ferrer, de la editorial Media Vaca: Equilibrio entre independencia, contenidos, autores, línea editorial, ilustración y diseño.
Autor
Etiquetas: , , , ,
1 Comment Leave a reply

  1. Placida garron
    Permalink to comment#

    Vicente, honesto y brillante, como siempre!

    Reply

Leave a comment

Your comment(click button to send)

Share

This is a unique website which will require a more modern browser to work!

Please upgrade today!