Menu

Juanma Bajo Ulloa. El rey honesto del cine español.

Entrevistas

Juanma Bajo Ulloa. El rey honesto del cine español.

Juanma Bajo Ulloa. El rey honesto del cine español.

Hipotecó su casa para producir su primer largometraje, Alas de mariposa (1991). Con los ingresos de ésta realizó la segunda, La madre muerta. Así, de entrada, queda claro una cosa, que si Juanma Bajo Ulloa fue el director español más joven en ganar la Concha de Oro del Festival de Cine de San Sebastián y en conseguir con Airbag en 1997 dirigir la película más taquillera hasta la fecha del cine español, no fue por casualidad.

alas-de-mariposa-version-juanma-bajo-ulloa

Y es que este vitoriano del 67, es una persona de gran determinación, que ama el cine por encima de todo, aunque conoce el lado oscuro de la industria y no se lleva a engaños, hacer películas sí, pero no a cualquier precio.

Por ello, desde el principio quiso tener un control absoluto sobre su trabajo y montó su productora Gasteizko Zinema, diferenciando claramente en su trayectoria las películas independientes o de autor con las películas comerciales.

Rey Gitano, estrenada en 2015, es su regreso a la comedia gamberra después de 18 años. Entre tanto ha realizado varios cortometrajes, videoclips, un documental, un proyecto fallido (la adaptación al cine del héroe del cómic Capitán Trueno), algunos spots publicitarios y una maravillosa película: Frágil.

Aprovechamos su paso por Valencia para apoyar la presentación del libro sobre la saga Star Wars del periodista Pau Gómez, (el cual Nociones Unidas ha tenido el gusto de diseñar y maquetar para la editorial El Búho de Minerva) para hablar con él sobre diseño, publicidad, marketing, creatividad y la importancia de una buena comunicación a la hora de dar a conocer sus películas.

 

¿Siempre has diferenciado tus películas más personales de las comerciales?

Si, bueno, creo que en realidad todo el cine es de autor porque yo pongo la cámara, narro y al final es tu película. Pero si que es verdad que hay un cine que, por lo que cuentas y cómo lo cuentas, es más íntimo y que, además, tienes claro desde el principio que no va a llegar al gran público. Y en el otro tipo de cine, abres más la narración, digamos que usas un trazo más gordo para favorecer su comprensibilidad. Soy de los que cambio de registro en función de a quién va dirigido. Por tanto, no es lo mismo hacer un spot publicitario, o hacer un videoclip, un documental o una película más personal que una más comercial.

[…] no es lo mismo hacer un spot publicitario, o hacer un videoclip, un documental o una película más personal que una más comercial.

Creaste tu productora desde el principio para hacer tus propias películas, en el caso de tus películas más personales ¿el proceso de producción y de promoción es distinto al de películas más comerciales como Airbag?

Es muy diferente. De hecho la única película que no he producido es Airbag. El resto de películas las he afrontado con situaciones financieras muy distintas, llegando a hipotecar mi casa para hacer en concreto Alas de mariposa, mi primera película. Con Airbag el dinero (y el riesgo) lo ponían una serie de empresarios vascos del mundo de la pelota y la cocina. Pero para mi la presión era mayor en este caso, porque no quería para nada que la película fuera un fracaso y perdieran su inversión.

Y sobre todo, en la difusión fueron muy distintas las cosas. En Airbag había mucho dinero y se hizo una gran campaña de comunicación y de distribución. Con mis películas más personales nunca podía invertir en publicidad y al final eran los premios que obtenían lo que las ayudaba a darse a conocer a parte del público.

Siempre has sido algo crítico con la industria cinematográfica española y has afirmado numerosas veces que solo ruedas cuando lo puedes hacer con total independencia ¿Es ese el motivo de tanto tiempo entre tu última película Frágil y Rey Gitano?

Para mi, lo principal, es saber porqué hago películas. Conocerme y conocer al ser humano. Hago películas en primera instancia por una necesidad vital y no por rodar a toda costa. Ruedo cuando me parece interesante o divertido o intuyo que me va a suponer un aprendizaje personal.

[…] Hago películas en primera instancia por una necesidad vital y no por rodar a toda costa. […]

En este sentido, ¿cómo inicias el proceso creativo? ¿cómo empiezas una “peli”?

Empieza cuando tengo la certeza de que lo que quiero contar le va a interesar a alguien más que a un pequeño grupo de gente o a mi solo. Descarto muchas ideas y cuando encuentro una susceptible de ser contada me centro en ella. Eso sí, antes de escribir una sola línea, la maduro en mi cabeza durante mucho tiempo. Si pasa el corte me siento a escribir el guión. Por lo general para entonces tengo bastante clara la historia.

¿Y dónde acaba?

Las películas no se acaban. Quiero decir que cuando empiezas a rodarlas también empiezan a pasar cosas que van en contra de tu idea perfecta. No encuentras los lugares adecuados, ni el dinero suficiente y todo va variando. Tu pelea se transforma en una obsesión de perfección dónde los factores externos de la producción no alteren demasiado tu idea inicial. En mi caso siempre pienso que me he quedado lejos y me frustro al pensar que no he conseguido contar lo que quería contar.

A Nociones Unidas como agencia nos interesa mucho lo que sucede cuando la película (el producto) se da por terminada, sobre todo cómo se comercializa ¿Hay un alto grado de profesionalización en la difusión de películas? Es decir, ¿es sencillo acceder a las cadenas de distribución, a la crítica y los medios de información, o es complejo?

Es complejo. El problema que tenemos actualmente es que los dos principales grupos de comunicación han copado prácticamente por completo la creación y difusión de películas. Y es tan brutal la capacidad de promoción de sus productos que invisibilizan al resto. Dominan todas las fases que componen la industria cultural: la selección, la producción, la promoción, ya sea publicitaria o en medios de comunicación (prensa, tv, internet…) la distribución y exhibición.

[…] El problema que tenemos actualmente es que los dos principales grupos de comunicación han copado prácticamente por completo la creación y difusión de películas. […]

Si, digamos que es un holding vertical ¿no?

Si, han destruido el mercado. Ninguna película independiente puede competir. Ya no estamos en manos de que funcione o no la promoción, sino en manos de un duopolio que tiene capacidad para mostrarte al público o hacer que desaparezcas.

Y en un estado ideal ¿Cuales crees que son las claves para una buena campaña de publicidad de una película?

Creo, ante todo en la originalidad del enfoque de la misma. Pero en cine, es muy difícil porque las propias distribuidoras son muy conservadoras en este sentido. No quieren arriesgar nada. Con Rey Gitano queríamos hacer cosas diferentes y no nos dejaban. Estaban tan asustados con nuestras ocurrencias que las acciones (action marketing) diferentes las hicimos antes de rodar. En el Festival de Cine de San Sebastián pusimos a un actor vestido del rey a cantar en la Plaza de Okendo. -¡Viva España! -cantaba, imagínate el cromo, jajajaja.

Pero, como te digo, en cuanto la la película estaba terminada, la estrategia de comunicación se compuso desde estándares. Para mi, es un error, porque el público necesita mensajes potentes con capacidad para diferenciarte sobre el resto.

[…] el público necesita mensajes potentes con capacidad para diferenciarte sobre el resto. […]

Como productor estoy seguro que si, pero como director de cine ¿Participas en la creatividad para la comunicación de tus películas?

Siempre intento aportar ideas, pero casi siempre no te dejan. Te dicen -Hay que hacer esto. -Ya – Les contestas. -Pero es que esto es lo que hace todo el mundo.- Se repiten fórmulas y lo que hay que buscar es la diferencia.

Estamos completamente de acuerdo. Y ante esta triste coyuntura, ¿qué importancia tiene el boca-oreja?

Antes, era esencial y más cuando llegó internet y los foros, los blogs de crítica, etc… Pero rápidamente han sido mediatizados por la industria, en concreto los grandes grupos de comunicación, que en cuestión de horas son capaces de intervenir en foros, aparte de publicitarse en cientos de portales y redes sociales, y de generar una opinión totalmente dirigida de tu película, haciéndose pasar por espectadores anónimos. Cuando no compran a líderes de opinión, sobre todo críticos, para conseguir mayor expectación sobre tu película. En definitiva, ese boca-oreja libre que nos ofrece internet es importante, sin duda, por eso han pasado también a controlarlo.

¿Qué presupuesto se suele destinar en publicidad para una película?

A veces el presupuesto es cero porque no hay ni para hacer la película. En el cine independiente, directamente, no hay. Suele encargarse en estos casos las distribuidoras. Pero, para que te hagas una idea, en películas más comerciales como Rey Gitano hemos destinado 1/3 del presupuesto total a promoción.

¿Y esa inversión la preveíais de antemano en los presupuestos?

No, que va. Ha podido invertirse ese dinero en promoción porque a alguien le ha gustado la película y ha querido participar de ella como socio capitalista.

Cambiando de tema. Tú como realizador has hecho spots publicitarios…

Si, he realizado algunos, pero pocos, realmente no he estado muy metido en el circuito de la publicidad. Me gustan porque son muy rápidos de hacer. A veces participas de la creatividad de los mismos y otras haces exactamente lo que pone en el story board.

¿Y hay diferencias entre la producción de cine y la publicitaria?

En la publicitaria suele haber un cliente que está pegado a ti viendo cada plano y opinando. En el cine eso no me pasa.

¿Y qué piensas de la creatividad publicitaria española, la sigues?

Si, la sigo. De hecho, he pensado ahora más seriamente dedicarme a ella, sobre todo para los periodos de tiempo que no estoy haciendo una película.

Hay grandes directores que hacen anuncios Victor Erice, Isabel Coixet, Julio Medem… Pero ¿Y la gráfica de las películas? El cartel de tu primera película ha pasado a ser la marca de ti mismo como director ¿Intervienes en el diseño gráfico de los carteles de tus películas?

Si, si. Los hago yo casi siempre. En el caso de Rey Gitano, por ejemplo, hay dos carteles, uno mío y otro realizado por una agencia, aunque también participé en el proceso de decisión. Y es que, en verdad, del cine, como obra artística, me atrae todo: el vestuario, los actores, la fotografía y el diseño, todo, porque parte de lo que vamos a contar al público está en el cartel. Es lo primero que van a ver de tu película y es fundamental. Muchas veces mientras estoy rodando la película ya tengo en la cabeza la gráfica que va a presentarla al mundo. En este sentido, conseguir que una imagen valga por mil imágenes me parece vital.

[…] conseguir que una imagen valga por mil imágenes me parece vital. […]

rey-gitano-carteles

 

 

 

Summary
Juanma Bajo Ulloa. El rey honesto del cine español.
Artículo
Juanma Bajo Ulloa. El rey honesto del cine español.
Descripción
Aprovechamos su paso por Valencia para hablar con él sobre diseño, publicidad, marketing, creatividad y la importancia de una buena comunicación a la hora de dar a conocer sus películas.
Autor
Etiquetas: , , , , ,
0 Comments Leave a reply

    Leave a comment

    Your comment(click button to send)

    Share

    This is a unique website which will require a more modern browser to work!

    Please upgrade today!