Menu

El Cartel contra la pared. II

Blog

El Cartel contra la pared. II

El Cartel contra la pared. II

Tiempos duros

 

Tras la guerra civil muchos cartelistas de la talla de Vicente Ballester, José Calandín o Rafael Raga pudieron seguir trabajando en Valencia. También Renau desde el exilio, mientras que otros tuvieron peor fortuna. Manuel Monleón fue detenido en 1939, juzgado y condenado a muerte, vivió entre prisiones y trabajos forzados hasta que finalmente fue liberado en 1943. Además de la correspondiente bibliografía, ambos tienen dedicados sendos documentales: Manuel Monleón, un grito pegado en la pared (2004) y el largometraje Josep Renau. El arte en peligro (2018)[1].

Demasiadas carreras brillantes fueron definitivamente truncadas; aunque sus obras perdurarán siempre, véase la del alicantino Lorenzo Aguirre entre otros, padre de la poeta Francisca Aguirre, que fue apresado y ejecutado en 1942.

A pesar de la represión y censura durante la dictadura, el cartelismo valenciano siguió su actividad con numerosos artistas entre los que queremos destacar a José Amérigo, Manuel Moreno, Juan Masiá, Enrique Yelo, García Moya, Edo Mosquera, Jorge Tarazona, Benito Sintés, Pascual Llop, Alberto Peris, Damián Contreras, Miguel Tomás, Alberto Llopis, Emilio Chapí, Vicente Canet, Vicente Vila, Santiago Carrilero, Antolí-Candela, Manuel Cotanda, Vicente Gil, Alberto Peris, Josep Morell, Álvaro Beltrán, Miguel Mínguez, Damián Contreras, García Valero, Enrique Mestre, Oti, Manuel Albert, Baeza, Cantó Blanco, Rafael Guarinos, Ruíz Roig, Pérez Jordá, Gisbert, Juan Bodí, Vernia, Garcieta, Ross, Domingo, Silvestre de Edeta, Diarco, Garbayo, Verchili, Liciza, Vorín, Pedro de Villena, Mollá, Francisco Raga, José Mongrell, Nieto, Martínez Pareja, Armando Serra, Juan Araque, Rafael Contreras o Blas. Excepto Maribel Cortés o María José Tornero, la presencia femenina seguía en aquellas décadas siendo mínima y oculta.

Figuras como Usabal, que trabajó en Hollywood diez años, aportaron al cartelismo valenciano una dimensión internacional, al igual que Josep Peris Aragó, con sus más de 500 carteles de películas realizados para Cifesa entre los años 40 y 60, y al que Francisco Agramunt dedicó un merecido libro [2].

 

 La movida valenciana

 

Tras el apagón cultural que supuso la dictadura, llega la apertura y eclosión creativa de la segunda mitad de los años 70 y la decisiva década de los 80 en todas las disciplinas creativas. Cuando en Valencia se empezaba a utilizar el término diseño gráfico cristaliza en nuestra comunidad una generación de diseñadores, y ya también de diseñadoras gráficas, que reinventaron una profesión actualmente reconocida e imprescindible. Recuerdo con especial cariño a Quique Company, referente de la historia del cartelismo valenciano, que nos dejó en 2005, quien junto a los diseñadores Paco Bascuñán y Vicent Vidal, y por supuesto al museólogo experto en cartelismo Carlos Pérez, echaremos de menos en esta inauguración.

Los 80 y 90 fueron años dorados para las agencias de publicidad. Firmaban la mayor parte de los carteles en comparación con los pocos, pequeños o unipersonales, estudios de diseño e ilustración. Entre ambos espacios se movían figuras importantes:  Rafa Gassent, Belén Arnau, Carvajal, Juan Pareja, Joaquín Calatayud, Iván Arguedas, Marisa Llongo, José P. Llongo, Alguer Romero, Equipo Vial, Carolina Bartesaghi, Vicente Lorenzo, Rafael Ramírez, José Mº Santos, José Luis Abril, Paco Jarque, Chari García, Enric Mestre, Nico Monteagudo, Miguel Bolós, José Mª Falomir, Dionisio Gázquez, José Luis Navarro, Francisco Espejo, Alejandro Soler, Enric Solbes y los tándems Artur Sales / Carles Barranco y Manuel Pérez / Jordi de Lama. Años en los que las firmas femeninas todavía eran muy pocas.

Imprescindibles entonces, y en el periodo que abarca esta exposición en la que están presentes, destacamos a Manuel Boix, Miguel Calatayud, Artur Heras, Paco Escobar, Pepe Gimeno y Paco Bascuñán.

La diferenciación entre el anuncio de calle puramente publicitario y el cartel «de diseño» ya establecida, la necesidad social de innovación y modernidad, la nueva oferta cultural y de ocio, así como la llegada de los primeros ordenadores con programas de diseño, permite diferenciar una nueva generación de carteles valencianos, cuya identidad de la mano de su principales figuras, refleja cierto carácter autóctono en su conjunto sin perder de vista las tendencias a nivel internacional con vías documentales, escasas, pero ya abiertas.

Cambios de paradigmas y una nueva realidad social, cultural, política y económica hacia la globalización obligaba a los sectores valencianos a renovarse o morir. Los nuevos parámetros, la creciente necesidad de diseño por parte de empresas y entidades públicas con visión estratégica como el IMPIVA, creado en 1984, impulsaron la promoción del diseño en la Comunidad Valenciana[3]. Ese mismo año se fundó La Nave, con toda la notoriedad e influencia que supuso en el ámbito local, nacional e internacional. En 1985 nace la ADCV. En el 87 se crearon los Premios Nacionales de Diseño, siendo para Dani Nebot el primero que llegó a Valencia en 1995.

Todo tenía su cartel.

 

Siglo XXI

 

El cartel sigue siendo uno de los soportes favoritos de los creadores visuales, gracias a su historia, visibilidad, formato y capacidad de llamar la atención. Es la pieza de diseño con el briefing más pequeño y la libertad creativa más grande.

Los antecedentes más directos de esta muestra –Prohibit fixar cartells. R.E.A.– son las exposiciones Suma + Sigue del Disseny a la Comunitat Valenciana en el MUVIM[4], que sin ser exclusiva de carteles presentaba una selección del diseño valenciano reciente hasta 2009, y la exposición Walencja w plakacie (Valencia en cartel. 100 carteles españoles. 1980-2008) que tuvo lugar en el Museo del cartel de Wilanów, Varsovia[5].

Estos veinte años de carteles valencianos, si bien entendemos como los más prolíficos, han resultado a nuestro modo de ver de interés y calidad desigual. Respecto al espacio y la producción, esta exposición presenta una panorámica amplísima en cuanto a estilos y clientes con 365 autores como testimonio de lo que ha sido la realidad del cartel valenciano, ya que una selección definida exclusivamente según criterios de excelencia gráfica, no se ajustaría a la realidad histórica y social, despojando a este proyecto de una de sus misiones.

 

En cierto modo como altavoz del colectivo profesional, las opiniones de Víctor Palau en Gràffica y de Xavi Calvo en Valencia Plaza, críticos con la gestión de la administración pública, principal cliente del cartelismo en la Comunidad Valenciana, junto con el asesoramiento de ADCV, han influido desde 2015 en pro de una nueva gestión. Resultado que se ha reconocido en: El diseño institucional valenciano sale de la UVI: un año de carteles[6], donde se pone en valor el cambio de estrategia institucional, con el consiguiente nuevo paisaje gráfico que desde aquí celebramos.

El diseño y la ilustración de calidad realizada desde y para la Comunidad Valenciana, junto a las empresas e instituciones con cultura de proyecto, la labor de la asociación profesional de diseñadores, universidades y escuelas de diseño, unido a los medios de comunicación tanto especializados[7] como generalistas sensibles a su difusión, han contribuido en estos últimos años a un panorama general de prestigio en el contexto internacional, con multitud de reconocimientos y premios que cristalizan en la próxima gran cita: la capitalidad mundial del diseño en 2022.

 

El sector del diseño, además de soluciones, genera debate a diario, muchas críticas, algunas con fundamento, y poca autocrítica a mi modo de ver. Ninguna profesión está exenta de retos y obstáculos. Según el informe sobre la economía del diseño en la Comunidad Valenciana[8], en su punto 14 concluye que los diseñadores están mal remunerados. El cartelismo en concreto ha tenido que lidiar históricamente con concursos y cocos (copias y coincidencias), pero… ¿Cuándo fue tan fácil ser cartelista como aquí y ahora?

Clientes conocedores de la función y el valor del diseño que empiezan a entender y disfrutar del mismo. Múltiples sistemas de reproducción de máxima calidad, precios asequibles y sorprendente velocidad, incluso para una sola copia. Fuentes de información e inspiración inagotables en un clic. Idénticas herramientas creativas que en el resto del mundo, sin restricciones incluso para los principiantes, de inversión y curva de aprendizaje mínimas. La www y redes sociales donde hacer visibles porfolios al instante. Poder hacer negocio desde cualquier lugar del mundo en contacto directo y a coste cero. Premios, bienales, exposiciones…

Flotamos en un hábitat privilegiado.

 

[1] Manuel Monleón, Un grito pegado en la pared. Dirección: Valentí Figueres, Pilar Molina, Helena Sánchez. 2004.

Josep Renau. El arte en peligro. Dirección: Eva Vizcarra y Rafael Casañ. 2018.

[2] Agramunt Lacruz, Francisco: Los carteles de CIFESA de José Peris: un mitólogo del cine español. Ayuntamiento de Valencia, 2001.

[3] Ya en 1978 el IPI (Instituto de Promoción Industrial) ya publicaba el boletín: Diseño y Comunicación.

[4] Suma + Sigue del Disseny a la Comunitat Valenciana. MUVIM. Del 24 de septiembre al 29 de noviembre de 2009. Comisarios: Paco Bascuñán y Nacho Lavernia. Producida por IMPIVA.

[5] Walencja w plakacie (Valencia en cartel, 100 carteles españoles 1980-2008). Museo del Cartel de Wilanów, Varsovia. Del 24 de septiembre al 31 de octubre de 2008. Organizada por el MUVIM en colaboración con el Consorcio de Museos, Diputación de Valencia, IMPIVA y CAM. Comisarios: Carlos Pérez y Paco Bascuñán.

[6] Valencia Plaza. 16/05/2016.

[7] Como DissenyCV, la revista Duplex y Duplex Radio, creadas por Paco Ballester y Tomás Gorría.

[8] La economía del diseño en la Comunitat Valenciana. Edita: ADCV, financiada por la Agència Valenciana de la Innovació. 2018.

El cartel contra la pared I

El cartel contra la pared III

0 Comments Leave a reply

    Leave a comment

    Your comment(click button to send)

    For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

    I agree to these terms.

    Share

    This is a unique website which will require a more modern browser to work!

    Please upgrade today!