Menu

El Nº 1: EL COLOR AZUL

Blog

El Nº 1: EL COLOR AZUL

El Nº 1: EL COLOR AZUL

 

El nº 1 es el color azul, es el que más gusta en España. Esto confirma la investigación sobre preferencias del color realizada por el diseñador Boke Bazán y cuyo resultado publica la revista científica Sonda. Este estudio en base a una encuesta fiable, se constata la preferencia cromática, así como la semántica de los colores en territorio español para su divulgación y uso público.

Aunque se analizan los 13 principales colores, en el presente artículo nos centraremos en el azul. El azul es el color elegido por la mayoría según datos arrojados por la encuesta. Vemos que también es así en el estudio precedente que realizó en su día sobre psicología del color la doctora Heller en Alemania.

En la encuesta realizada por Boke Bazán se contemplan varios aspectos novedosos entre ellos la diferencia geográfica y cómo esta afecta a las preferencias de color.

El estudio es sobre todo de interés en cinco áreas: sociología, educación, marketing, publicidad y diseño. El conocimiento de las preferencias y la percepción de un color en el ámbito del diseño es fundamental, para saber cómo le puede llegar al cliente el color; desde un logotipo hasta todo un programa de identidad visual para la empresa o institución. Es conveniente saber que el azul como veremos más adelante se relaciona con experiencias agradables, y que pese a ser el color favorito en ambos sexos, es más atractivo para los hombres.

AZUL: LA RAZÓN FRENTE A LA PASIÓN

Se podría decir que el color azul es el preferido en general, en el mundo, y clave en el diseño. Existen 111 tonos de azul. Es el color usado en la mayoría del diseño de logotipos, sobre todo si las empresas quieren transmitir a su cliente una sensación de seguridad, confianza, tranquilidad y credibilidad. Es el color de la armonía, la fidelidad y la simpatía.

El azul es el cielo, el color de lo divino. Es la experiencia continuada lo que ha convertido el azul en el color de lo eterno.

Para sumergirnos un poco más a fondo en todo este universo psicológico del azul, nos guiaremos principalmente de los estudios realizados por el diseñador Boke Bazán. También con las aportaciones de la psicóloga Eva Heller, Psicología del color,2004 y el diseñador Riccardo Falcinelli en su libro Colorama.

Pero ¿Por qué el azul? ¿De dónde le vienen esas connotaciones?

Lo hemos visto utilizado masivamente en el diseño, la ilustración, la pintura, el cine, e incluso la literatura. De hecho, hay obras en las que el azul tiene un protagonismo absoluto. En Madame Bobary, cuando Charles conoce a Emma, ella va vestida de azul y azul es el frasco con el que se suicida. Los grandes diseñadores, autores; los artistas en general saben que el color es una sensación, una historia y utilizan el color para contarla. Ellos dotan al color azul de un atributo narrativo muy interesante.

Todos los buenos sentimientos que perduran y no están dominados por la simple pasión son azules. Pero azul es también la distancia e incluso el peligro.  Es un color que se relaciona con la amistad, con las relaciones duraderas e incluso con la fidelidad. El azul es el color de la fidelidad, como color de la lejanía. La fidelidad tiene que ver con la lejanía pues solo se pone a prueba cuando se da ocasión para la infidelidad.

LA VIE EN BLEU

El azul es el color del cielo ¿es eso cierto? ¿Y el cielo que presagia la tormenta? ¿Y el atardecer? ¿Por qué pintamos desde niños el cielo de azul? La respuesta está en otro tiempo mucho más lejano; en el Renacimiento, y en los mecenas. Es aquí cuando pasa de ser un color corriente a tener un halo casi mágico. Y es desde entonces que lo pintamos de una manera inconsciente. El azul pasa a convertirse de un color poco apreciado a deseado y casi espiritual. Y de ahí hasta el siglo XIX donde se convierte casi una forma de sentir la vida.

Es un color primario, y para los pintores, la tonalidad más apreciada de azul era el «azul de ultramar». Era el más caro pero el que dotaba a los cuadros de una viveza excepcional. Tenía algo mítico ya que aparecía en las andanzas de Marco polo y provenía de la Ruta de la seda. El azul ultramar se obtenía del lapislázuli, una piedra semipreciosa y cara. Hoy en día se produce de forma sintética.

El uso del azul en el mundo del arte en general nunca es casual y desde el Renacimiento menos. Existe una jerarquía religiosa y la Virgen se pinta siempre de color azul, además del que provenía del lapislázuli más puro. Por eso todo lo que permanece, lo que de alguna manera tiene que ver con lo eterno se pinta de azul; como el cielo.

Es el color de la razón frente a la pasión.

EL AZUL INFINITO

La perspectiva produce la ilusión de espacio. Por norma un color parece tanto más cercano cuanto más cálido es; un color parece más lejano cuanto más frío es. En la lejanía todos los colores aparecen azulados debido a las capas de aire que los cubren. Pensemos en los fondos de las obras del gran Leonardo. Incluso una gradación de azul intenso a azul pálido produce un efecto de perspectiva y el claro queda ópticamente detrás. Cuantos más grados de azul vemos en el cielo entre el azul claro y el oscuro, más lejos se nos va el claro. Los pintores llaman a este efecto” perspectiva aérea”. La regla es que los colores intensos parecen estar más cerca que los pálidos. Los artistas lo saben pues en los cuadros, al pintar el cielo, es más profundo arriba que abajo. Con la profundidad todos los colores desaparecen en el azul.

La misma tierra recibe el nombre de “el planeta azul”.

Sabemos que con el acúmulo de grandes masas de algo transparente aparece el color azul. Por eso es el azul el color de las dimensiones ilimitadas; es grande, infinito…

Fantasía en azul.

El azul es el color de las ideas cuya realización se halla lejos. El color del espejismo y de la ilusión, en definitiva, de la fantasía. También se vincula con la espiritualidad como veremos más adelante. El mundo del cine lo ha utilizado como símbolo en innumerables ocasiones. Un ejemplo son algunos de los personajes de Disney como el Hada Azul de Pinocho. En otro ámbito, el de los artistas plásticos, el grupo artístico Der Blauer Reiter (El jinete azul) fundado por Franz Marc, Wassily Kandinsky, Alfred Kubin y Gabriele Münter, tuvo ese nombre porque a todos los pintores de dicho grupo les gustaba pintar caballos y el azul era su favorito.

Frozen blue.

El azul es el color más frío. Esto radica en la experiencia; nuestra piel se pone azul con el frío. Desde el impresionismo las sombras se tiñen de fríos azules y violetas.

En el diseño de interiores sucede lo mismo; un espacio azul transmite sensación de frescura, pero también de frío. En cuanto a diseño de envases, el azul está casi siempre presente en compañía del blanco; es el acorde ideal de lo frío y fresco, nos indica visualmente como se deben conservar. Un ejemplo es el logotipo de la veterana marca Danone. La crítica de arte Helen Kay describe así la época azul de Picasso:

“ el célebre azul de Picasso es el azul de la miseria, de los dedos fríos, de los sabañones, de los labios sin sangre, del hambre. Es el azul de la desesperación…el azul del blues.”

0 Comments Leave a reply

    Leave a comment

    Your comment(click button to send)

    Share

    This is a unique website which will require a more modern browser to work!

    Please upgrade today!